top of page
Buscar
  • Foto del escritorDaniela Vilchis

Stitch, estuviste aquí

Hoy se cumple una semana de que se fue mi gatito, mi bebé, mi compañero, una parte de mi corazón. Y no ha sido una semana fácil. He tratado de todo y nada para hacer esto menos doloroso. Y es por eso que decidí empezar este blog, para ayudarme a sanar.


Desde hace mucho había querido empezar un blog en dónde escribir sobre Fotografía. Cuando estudié Comunicación, pensé en dedicarme a escribir, pero no soy muy culta ni me gusta hablar con "palabras grandes", y con la escritura nunca pude expresarme como quería, fue en la Fotografía en donde encontré eso. Pero no por eso, el escribir dejó de gustarme. Y me quedé con idea de crear un mini blog en donde escribir sobre Fotografía, porque no he encontrado uno o un lugar en donde pueda aprender y nutrirme sobre ello. Lo tenía en mente desde hace unos meses, pero la verdad estos últimos dos meses me han drenado psicológicamente. Pensé que este 2021 sería mejor, ya que el 2020 también fue espantoso, y no sólo por la pandemia.


En fin, a lo que voy es que hoy se cumple una semana de que tuve que tomar la decisión más difícil de mi vida. Tuve que poner a dormir a mi gato, quien ya llevaba casi un año con insuficiencia renal. Cuando me dieron la noticia no la procesé bien. Sabía que era una enfermedad terminal, pero yo ingenuamente pensaba que le quedaban 3 años de vida a mi bebé, y aún así 3 años para poder disfrutar y decirle adiós no eran suficientes. Y más cuando se veía bien, fuera de que vomitaba de vez en cuando, era un gato activo, a pesar de su edad, y gordito, feliz y muy exigente. Jamás hubiera pensado que un año después ya no estaría aquí. Y durante los siguientes meses, estuvo bien, de repente vomitaba y era un martirio darle de comer porque Stitch estaba acostumbrado a que le diera de comer lo que fuera. El gatito comía desde pavo y pollo, hasta carnitas, chicharrón y hot cakes.¿Cómo le explicas que ya no van a haber premios y ahora TIENE que comer croquetas y latitas diferentes? ¿Cómo le explico que no es un castigo, que lo hago por su bien? Pero fuera de eso estaba bien. Fue apenas en enero que tuvo una recaída, y de ahí se vino para abajo, Fueron 6 semanas de llevarlo al veterinario constantemente, más medicinas de las que de por sí ya tomaba, de levarlo a su terapia de líquidos, análisis, e incluso aprendí a darle su terapia yo para quitarle la angustia de llevarlo otro día a la semana. Fueron unas semanas de verlo como poco a poco ya necesitaba más cosas, bajaba de peso, estar más tiempo internado en el veterinario y menos tiempo en su casa apapachado. Y también fue verlo como ya no quería estar tanto con nosotros, se sentía cansado y mal. Yo, por más egoísta que fui durante este tiempo de que lo quería conmigo, ya no podía seguir viéndolo así, y fue cuando lo llevamos y se quedó dormido en mis manos, lleno de amor y paz. Un momento que de verdad no tengo palabras para agradecerle a su doctora que siempre lo trató y apapachó a más no poder.


Pero ha pasado una semana y todavía no sé qué hacer. He hecho mil cosas para poder entender que ya no va a estar ahí cuando llegue a mi casa, ya no va a estar ahí a la hora de comer, ni a la hora de dormir, que era mi momento favorito del día. Ya no va a estar ahí. Ya no está aquí.


Sé que la vida es así, lo sé. Lo SÉ en mi cabeza, pero en mi corazón no. Ya he pasado por esto, no sólo con mis otros gatitos, ya lo he pasado con mi papá, pero eso me tomó años aceptarlo. Pero lo que sé que me ayudó, fue la Fotografía.


Aun antes de dedicarme a la Fotografía Profesional, me han gustado las fotos. Incluso mis amigas de la primaria me regalaban marcos para fotos, porque siempre me han atraído las fotos, los recortes de revista y pósters. No sé si a ustedes que leen esto les pasa, pero a mí sí. Rodearme visualmente de lo que me gusta me gusta, me alivia. Ya sea de mis grupos musicales favoritos, o mis amigos y mi familia. Y sí, mis mascotas.


Cuando mi papá falleció, me encantaba ver sus fotos, fotos de él de joven o fotos de él conmigo, que desafortunadamente no son muchas. Pero el verlas me hace sentirme cerca de él, y sobre todo que él existió, no es un dolor inventado, claro que duele porque fue REAL. Él estuvo aquí. Lo que viviste sí pasó, tus recuerdos y tus alegrías existieron, es decir, sí fuiste feliz. Esa felicidad que te dio NADIE te la puede quitar. Creo que por eso la red social que más me gusta, e incluso la favorita de muchos es Instagram, porque es un álbum de recuerdos, y de recuerdos de que fuiste feliz, nadie sube fotos de cuando está triste, o eso creo.


La Fotografía es para nostálgicos, siempre lo he dicho. Ver una foto de algún momento te alivia el dolor, te recuerda de que fuiste feliz, te ayuda a ver, y sentir y volver a vivir ese momento. Estuviste aquí, ESTUVIMOS AQUÍ, "We were here", haciendo referencia a la letra y canción de Nightwish "The Greatest Show on Earth", en la cual habla ,-dentro de muchas cosas- sobre el hecho de que todos tenemos el mismo destino final, pero que, al mismo tiempo, somos afortunados de haber estado aquí, de haber tenido esta oportunidad de vivir y tener momentos felices.


Estuvimos aquí. Estuviste aquí conmigo, Stitch. Y tengo mil fotos que prueban que fuimos muy felices juntos. Gracias por esos momentos.



Esta foto la tomé hace casi dos años, cuando apenas estaba haciendo autorretratos. Me gusta tomarme fotos desnuda (sin enseñara demás porque aun que no lo parezca son muy pudorosa), y Stitch se subió a mi cama, la verdad no estaba planeado que él saliera. Y más porque él también sale sin su collar. Es una foto que me encanta, sin retoque, natural, espontánea y real.

(Después tuve la intención de tomarme autorretratos con él, pero ya no pude hacerlo porque lo pospuse muchas veces. O no encontraba un buen lugar, o me daba flojera porque Stitch al ser un animal, es difícil que se quede quito, y tampoco quería hacer algo falso/elaborado)


Esta foto fue mi primer autorretrato EVER! Fue cuando apenas empezaba a tomar fotos en el taller de mi escuela cuando tenía 17 años. Esta es una foto muy curiosa porque no fue una idea original mía. Tomé la idea de una foto de mi papá cuando era joven que sale cargando a un gatito igual. No sé de quién era el gatito ni quién la tomó ni nada, pero me parece hermosa la foto, y más porque a mi papá también le encantaban los animales. De hecho, Stitch fue un regalo de mi papá, por eso quise tanto a Stitch, porque fue lo último que dio mi papá. Y por eso quise hacer mi primer autorretrato haciendo homenaje a mi papá y sacando a mi gatito, que desde el inició lo amé muchísimo y se volvió mi chicle. De hecho mi papá me decía "qué chistoso que a una ratona le gusten tanto los gatos". Mi papá me decía Ratona de cariño de toda la vida. Antes me preocupaba mucho sobre el aspecto técnico de las fotos, pero hay fotos que son más hermosas e importante no por la parte técnica, sino por el momento y valor de la fotografía en sí.




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page